20 junio, 2010

¿Un Mundial para Sudamérica?

Se han ido 29 partidos de la XIX Copa Mundial de fútbol y muchos son los temas que ha dejado rodar el balón más controvertido de estas justas: Jabulani. Selecciones favoritas que no convencen, una inusual cantidad de amonestaciones cuando nos separan tres partidos para la mitad del campeonato y la positiva actuación de los representantes de Sudamérica son quizás de los más comentados.
Cuatro de los siete países que han sido campeones del orbe no han tenido el rendimiento esperado e incluso pudieran despedirse de la primera ronda si en su tercera presentación no alcanzan victorias. Son ellos Inglaterra e Italia, ambos con dos empates; Alemania, un triunfo y una derrota, y Francia con un abrazo y un fracaso. Eso sin contar que España, otro de los favoritos, aunque no ha sido campeón, encajó una espina sorpresiva ante Suiza (0-1).
En cuanto a la disciplina que debe primar sobre la cancha, el arbitraje ha sido bastante suelto en cuanto a tarjetas amarillas. Un total de 105 tarjetas de ese color ya fueron sacadas —solo España y República Democrática de Corea no archivan—, mientras que cuatro rojas y nueve expulsiones —cinco de ellas por dos amarillas en un mismo partido—, son demasiados para menos de 30 pleitos.
Al parecer, alarmados por ese ritmo de penalizaciones, la FIFA decidió que a partir de cuartos de final no son acumulativas esas cartulinas que se marcaron en la primera fase. Su argumento fue sencillo, pero justificativo: “no ocurrirá como en ediciones pasadas, que grandes figuras se perdieron encuentros importantes por la acumulación de una tarjeta”.

Argentina y Brasil, dos íconos
Solo tres equipos han podido ganar sus dos compromisos en este mundial hasta la fecha: Argentina, Holanda y Brasil. En el caso de la llamada “Naranja Mecánica”, su talento es de sobra conocido, a lo cual se une un buen físico de sus jugadores y los deseos de saborear una corona grande, premio que tuvieron muy cerca en 1974 y 1978 con sendas medallas de plata. Habrá que ver si no se le acaba el combustible en las siguientes fases.
De Argentina y Brasil los calificativos y opiniones son tan divididos en nuestro país, como en el resto del planeta. La tropa de Diego Armando Maradona es la que más disparos o intentos de tiros acumula (42), de ellos 18 remates entre los tres palos. Además, junto a Brasil es la de mayor cantidad de anotaciones (5), en tanto cuenta en sus filas con el líder goleador del certamen: Gonzalo Hinguaín con tres.
Los auriverdes, tras la goleada este domingo 3-1 a Costa de Marfil aseguraron avanzar a octavos de finales y su rendimiento va de menos a más, en tanto su director técnico aseguró que “no concibo otra cosa que no sea pensar en el sexto título”. Y no le sobran razones, pues el ABC de este deporte parece dibujado para los pentacampeones del orbe.
Y si seguimos con Sudamérica, Paraguay y Uruguay no han hecho menos que sus “hermanos mayores de la región”. Los guaraníes derrotaron en su segunda presentación a Eslovaquia (2-0), con lo cual acarician ya su avance a la próxima ronda por el Grupo F, en tanto los dobles monarcas universales de Uruguay con su éxito fácil 3-0 sobre Sudáfrica y el abrazo inicial ante Francia, andan envueltos en otro de sus mejores torneos.
Este lunes, Chile, quinto elenco sudamericano en la justa, volverá a la cancha frente a Suiza en busca de su segundo triunfo y mantener así la excelente actuación de esta región. Para muchos comienza a pasar por la mente si una nación sudamericana podrá ganar el mundial con asiento por vez primera en África, sobre todo porque, con la excepción de Suecia 1958, cada vez que se ha organizado en Europa han triunfado selecciones de ese continente, mientras que las celebraciones en América siempre han tenido campeones de este lado geográfico.
En la lid asiática de 2002, Brasil levantó la Copa y ahora para muchos la balanza se vuelve a inclinar por albicelestes y brasileños, aunque en un torneo donde ya vamos por 57 goles y más de una sorpresa se ha dado los pronósticos pueden ser un alma de doble filo. No obstante, aplaudimos desde Cuba esas actuaciones y si la opinión se mezcla con la simpatía, este redactor prefiere seguir dos M vestidas de azul. Al buen entendedor, seguimos de goles…

No hay comentarios: